Entradas

Webinar MadridNetwork: Desarrollar los 6 pilares de la resiliencia

Encontrar sentido y propósito fortalece nuestra motivación

Cómo ser resilientes y técnicas para mejorar nuestra resiliencia, fue el tema del webinar que organizó Madrid Network en colaboración con la Fundación Zaballos y de la consultora Augere.

Por parte de Madrid Network, Gema Sanz, directora de Relaciones Institucionales fue la encargada de presentar y moderar el evento, destacando la resiliencia como una capacidad que puede ayudar a las personas y empresas a afrontar de manera firme y anclada la realidad y los cambios que se avecinan.

Emilia Zaballos, presidenta de la Fundación, explicó las últimas iniciativas de la fundación respecto al COVID 19 y fue la encargada de introducir al ponente.

Francisco Giménez, fundador de Augere, recientemente galardonada con el Premio Mejor Empresa de Servicios de Coaching, comenzó explicando que el  término resiliencia se comenzó a emplear en el ámbito de las humanidades, para describir una cualidad del ser humano, que le hace capaz de superar la adversidad con eficacia.

Posteriormente expuso los seis pilares que nos sirven para explicar por qué unas personas afrontan con mayor eficacia que otras, los retos y adversidades.

  1. Construir relaciones de calidad y largo plazo: las conexiones afectivas que se generan desde nuestra infancia, son la base sobre la que se construye nuestra capacidad de relación, así nuestra autoestima y la seguridad personal fundamentales para desarrollar nuestra capacidad de resiliencia.
  2. El poder de la autogestión y la introspección es la capacidad de entender nuestros pensamientos, emociones y nuestra manera de interactuar con el mundo.
  3. Permiso para todo y responsabilidad sobre el impacto, consiste en la comprensión de que el centro de control y respuesta frente a los acontecimientos que vivimos, no está fuera, sino en nosotros mismos.
  4. Autoestima: pensamiento y emociones, la autoestima comienza a desarrollarse en el primer año y medio de vida. Dependiendo de la valoración que hagamos, de nuestros pensamientos y emociones, configuraremos un sentido de autoestima más o menos positivo. Cuando la opinión que tengamos de nosotros mismos sea favorable, la capacidad de resiliencia se fortalecerá.
  5. El efecto del optimismo y la positividad, los optimistas buscan más información acerca de un suceso, encuentran mejores respuestas. Será determinante la manera en que vivimos esas circunstancias y nuestra forma de responder ante ellas.
  6. Encontrar sentido y propósito, es fundamental manifestar un propósito en la vida, ya que la búsqueda de un sentido es lo que da razón de ser y de vivir al ser humano, algo por lo que luchar y algo por lo que vivir que evoluciona a lo largo del tiempo. Encontrar ese sentido fortalece nuestra motivación para afrontar cualquier tipo de adversidad.

 

Aquí tienes el enlace para visionar la grabación:

VER EL WEBINAR

 

 

Descárgate la presentación de este webinar en PDF:

DESCÁRGATE LA PRESENTACIÓN

Manteniendo la calma y el enfoque en los tiempos del Corona

Por Alexandra Montgomery, Executive and Team Coach

La crisis del Coronavirus nos pone a todos a prueba. Tenemos que ajustarnos rápidamente a las nuevas condiciones de trabajo y de vida, muchos de nosotros nos enfrentamos a un estrés adicional y a pérdidas reales. Estamos inundados de noticias (y fake news). La sensación de desorientación, impotencia e incertidumbre es debilitante para muchas personas.

Tal vez ayude pensar que esta no es la primera crisis (de salud) que los humanos hemos tenido que enfrentar, y no será la última. En los últimos 200.000 años, nos hemos convertido en una especie altamente resiliente, con capacidades inherentes para enfrentar los peligros, aventurarnos en lo desconocido, reinventarnos.

El miedo – un antiguo mecanismo de protección

Aunque los humanos hemos evolucionado en muchos niveles, algunas partes antiguas de nuestro cerebro hacen que reaccionemos de la misma manera que nuestros antepasados hace miles de años. Nuestros antiguos sesgos escanean el peligro y, habitualmente, el estrés provoca en nosotros una reacción de lucha, huida o parálisis. Luchamos con palabras y acciones, nos desprendemos o evitamos las confrontaciones, negamos la situación o nos agitamos por el miedo.

El miedo, una emoción básica antigua, al igual que la ira, la tristeza, la felicidad, el asco y la sorpresa, es una parte integral de nuestra experiencia humana. Un nivel saludable de miedo en este momento asegura que tomemos medidas preventivas y evitemos riesgos innecesarios. El miedo se convierte en acción prudente. Sin embargo, cuando el miedo se apodera de ti, puedes sentir obsesión y ansiedad, sentirte menos capaz de resolver problemas. El miedo se convierte en parálisis.

A continuación, encontrarás algunas pautas prácticas para navegar tus emociones y mantener la calma en esta crisis. Ten en cuenta que estos consejos están dirigidos a las personas que no están en tratamiento para la ansiedad o problemas de salud mental o que han recibido tratamiento de salud mental en el pasado. En esos casos, por favor consulta con tu médico, quien te indicará las opciones adecuadas.

S.T.O.P.

Ser consciente de lo que estás pensando y sintiendo es el primer paso. Mientras nuestras emociones y pensamientos sean desconocidos para nosotros, estamos a merced de nuestros hábitos inconscientes y mecanismos automáticos. La próxima vez que tu mente se acelere con preocupaciones o pensamientos negativos, o notes un dolor en los hombros o un nudo en el estómago, prueba la herramienta de atención plena S.T.O.P.:

S – Stop. Para con lo que estás haciendo.

T – Toma un respiro. Respira hondo unas cuantas veces para adentrarte plenamente en el momento presente.

O – Observa tus pensamientos, sentimientos y sensaciones corporales. No juzgue ni interprete. No sigas los pensamientos, simplemente observa, como en una película. Lleva tu atención a diferentes partes de tu cuerpo y escucha. ¿Dónde sientes la respiración? ¿Hay áreas que se sienten más pesadas, más ligeras, contraídas o suaves? Sin interpretar, quédate con lo que estás notando, por unos momentos. Observar sin evaluar invita a la aceptación, lo que a su vez ayuda a integrar tu experiencia.

P – Procede con algo que te apoye en el momento. Sea tomar un poco de aire fresco, hablar con un amigo o masajearse los hombros, o continuar con lo que estabas haciendo antes, pero hazlo conscientemente. Si te resulta útil, apunta lo que has observado en un cuaderno.

 

Cuidado con los comportamientos evasivos 

“Lo que se resiste, persiste” dijo el famoso psicólogo suizo Carl Gustav Jung. Cuanto más intentemos alejarnos de algo, más nos perseguirá. Todos tenemos comportamientos particulares que indican que no estamos aceptando la situación tal como es – estos “comportamientos evasivos” tienen como objetivo encubrir pensamientos y sentimientos incómodos. Algunas personas comen en exceso o en defecto, beben más alcohol, navegan por internet, chatean todo el día, trabajan o hacen ejercicio en exceso o están demasiado en Netflix.

  • Conoce tus comportamientos evasivos personales, puede que tengas más de uno. Obsérvate a ti mismo a lo largo del día – ¿cuál parece ser tu mecanismo para escapar de sentimientos incómodos? Pídeles a tus amigos o seres queridos que compartan lo que están viendo – sólo observando, sin juzgar o interpretar.
  • Califica lo que es razonable y saludable para ti y establece límites claros. Por ejemplo: “Veré 5 horas de la serie xyz durante el fin de semana”. O” tendré una botella de vino durante todo el fin de semana.” Pídele a un amigo o familiar que te señale cuando parezca que estás rompiendo tus propios límites. Una de mis estrategias personales evasivas es hacer (y beber) café. Es un ritual y me encanta el olor y el sabor de la substancia. Pero sé que demasiado no es saludable, así que limito mi consumo.
  • Fomenta tu tolerancia de “estar incómodx” – cuando notes un pensamiento, sentimiento o sensación corporal desagradable, quédate con él un poco más de tiempo antes de que cambies tu cuerpo, replantees tus pensamientos o hagas cualquier otra cosa para que desaparezca. Respira conscientemente, luego encuentra una posición corporal confortable y simplemente quédate contigo mismx por unos minutos.
  • Escribir tus observaciones en un diario todos los días es un método eficaz para acompañar tu propia experiencia. Si lo deseas, compártelas con una persona de confianza.

 

Manejar la conexión y los límites

Los humanos son seres sociales, lo cual se evidencia especialmente en tiempos de crisis. Sin embargo, no es la cantidad de contacto lo que cuenta sino la calidad. Probablemente te beneficiarás más de tener una conversación sincera y significativa a la semana que de estar en los medios sociales todos los días.

  • Acércate a tus amigos, familia, compañeros de trabajo para evitar el aislamiento social. Las videollamadas son geniales para mantenerse en contacto. Échales una mano a las personas que no están acostumbradas a las interacciones digitales – ayudar a los demás nos produce hormonas de bienestar.
  • Por difícil que parezca, si un contacto social te inunda constantemente con malas noticias y pensamientos negativos, díselo, por ejemplo, “ahora mismo necesito permanecer en un lugar positivo, así que, por favor, hablemos de cómo podemos apoyarnos mutuamente”.
  • Hay una gran cantidad de ofertas de apoyo online, incluyendo terapia individual, coaching y formaciones de todo tipo, como el desarrollo personal o profesional, además de comunidades virtuales.
  • ¡Límites! Si compartes tu espacio vital con otras personas, puede que tengas que (re)negociar tus rutinas, compartir las responsabilidades del cuidado de los niños, las tareas domésticas y el tiempo para ti mismx. La comunicación ahora es aún más importante: prueba la Comunicación No Violenta, una forma de comunicación basada en la compasión, respetando tus necesidades y las de los demás.
  • Mantente informado, pero limita la cantidad de “corona news” a unos 30 minutos al día. Evita a toda costa empezar el día mirando las noticias. Asegúrate de que tu fuente de información sea fiable y no de “fake news”. Si te preocupas por las noticias, detente unos días o busca activamente información positiva.

 

Enfócate en lo que PUEDES controlar 

Mientras que el mundo exterior es caótico, perturbador y tumultuoso, podemos centrar la atención en nuestra esfera de influencia – nuestras rutinas diarias, nuestro mundo interior.

  • Aprovecha este tiempo para cristalizar lo que es realmente importante para ti y cómo te gustaría vivir tu vida después de que este tiempo haya pasado. Los tiempos de disrupción nos dan una gran oportunidad para detenernos y evaluar cómo llevamos nuestras vidas, con quién queremos compartirla, cómo tratamos al planeta en el que vivimos, qué es lo que realmente necesitamos.
  • Mantén o comienza una práctica reflexiva o consciente, como la meditación, el yoga, el tai chi o el qi gong. Todos estos métodos se centran en la respiración y han demostrado ser efectivos en la regulación emocional, la reducción del estrés y el aumento de la claridad y la concentración.
  • Alternativamente, dedica unos minutos cada mañana a contemplar: escribe libremente en un cuaderno (sin editar tus pensamientos), camina lenta y deliberadamente en tu jardín (o en la naturaleza si puedes) o simplemente siéntate con ambos pies en el suelo y la columna recta, con los ojos cerrados.
  • Cuida de ti mismx físicamente. Un poco de ejercicio físico, la exposición diaria a la luz, un espacio verde (si es posible), una alimentación sana y suficiente sueño te ayudarán a mantenerte centrado y más tranquilo.
  • Por último, adapta tu rutina diaria a las nuevas circunstancias. Los humanos necesitamos un cierto sentido de estabilidad y estructura, así que haz de tu espacio vital un santuario de calma, mantenlo ordenado y organizado. Esto permite que tu mente perciba cierta sensación de control, al menos dentro de tu casa.

 

Pruébalo – simples técnicas de respiración de un minuto

El yoga tiene algunas técnicas simples de respiración (“Pranayama“) que funcionan con tu sistema nervioso autónomo. Los siguientes dos ejercicios son rápidos y fáciles:

  • Energizante: siéntate en posición vertical, cierra la fosa nasal izquierda con el dedo medio/índice de tu mano izquierda. Mantén los dedos restantes apuntando hacia arriba de forma relajada.  Cierra los ojos o mira suavemente hacia la pared o el suelo. Respira larga y profundamente a través de la fosa nasal DERECHA. Inhala derecha, exhala derecha, 1 min.
  • Relajante: siéntate en posición vertical, cierra la fosa nasal derecha con el dedo medio/índice de tu mano derecha. Mantén los dedos restantes apuntando hacia arriba de forma relajada.  Cierra los ojos o mira suavemente hacia la pared o el suelo. Respira larga y profundamente a través de la fosa nasal IZQUIERDA. Inhala izquierda, exhala izquierda, 1 min. Alargar la exhalación relaja aún más.

Cada crisis conlleva la oportunidad de superarla, decimos en el Kundalini Yoga. Aunque indudablemente es un reto, este tiempo de cocooning puede ayudarnos a ir más despacio, a estar quietos y a crear un nuevo mundo desde un lugar más consciente y humano. Las decisiones que estamos tomando ahora, como individuos y como colectivo, repercutirán en las décadas venideras. Permanezcamos despiertos y no desperdiciemos este tiempo.

Los 6 pilares de la Resiliencia

Por Francisco Giménez Plano, fundador de Augere

En términos físicos, la resiliencia es la capacidad que un objeto tiene de volver a su estado inicial después de aplicar una fuerza externa que lo modifica. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando apretamos en nuestra mano una pelota de goma y, de repente, dejamos de hacerlo.

En los años 50 del siglo pasado, el término resiliencia se comenzó a emplear en el ámbito de las humanidades, para describir una cualidad propia del ser humano, que le hace capaz de superar la adversidad con eficacia. Hoy sabemos, que dicha cualidad se componen de elementos biológicos, psicológicos y sociales.

 

SIGUE LEYENDO

 

Fostering & Profiting from Intrapreneurship

In the fall of 2017, a group of thought leaders announced “The End of the Startup Era”, and yet affirmed that the exponential trend of disruption and innovation would continue. Why? Corporates are finally learning to be ambidextrous, capable of executing an existing business model and creating new ones in parallel. How? There are many ways in which corporates are achieving this, but one gaining huge traction is Intrapreneurship, leveraging insider knowledge, expertise, connections and resources to generate a series of benefits that range from PR to new businesses impacting the bottom line. In this panel discussion, you will discover tricks, secrets and challenges of Intrapreneurship. This panel will detail the experiences of corporates who have been there before.

Speakers:
Mario Aquino: Managing Partner, FutureLabs Ventures
Martin Frick: COO, Generali
Ricardo Castrillo: Special Care & CHC Business Director, Chiesi

Moderator:
Albert C. Mikkelsen: Founding Partner, First Programs

Ferran Adrià: Desafiando las Reglas (Challenging The Standard Rules)

Ferrán Adriá es uno de los cocineros más reconocidos en el mundo, si no el que más. Su trayectoria profesional impresiona a cualquiera. Ha cosechado un éxito sin precedentes que ha situado la cocina española en el más alto reconocimiento mundial. Pero detrás de ese éxito hay un emprendedor, un modelo de innovación y la creatividad de un genio, que rodeado de un equipo multidisciplinar, ha revolucionado el mundo de la cocina.

Su experiencia de éxito es transferible a otros ámbitos y grandes empresas multinacionales como Telefónica, NH, Pepsico o Nestlé, entre otras, se han beneficiado de sus aprendizajes. Eficiencia y eficacia, creatividad e innovación, disruptividad, servicio, ejecución, talento, profesionalidad, pasión… En este vídeo podrás descubrir algunos de sus secretos. ¡Ponerlos en práctica ya es cosa tuya!

“To live a creative life, we must lose our fear of being wrong.”

Protocepto

Por Fernando Notaro/ Executive Coach, ACC

“A pesar del sistema educativo, seguimos siendo creativos”, enuncia Clara Kluk, experta en entrenamiento creativo y responsable desde hace varios años de toda la estrategia de cambio de cultura e innovación en Coca-Cola Company. Luego de haber tenido el privilegio de asistir a un taller de dos jornadas con Clara, puedo afirmar que algunos mitos y verdades sobre la creatividad quedan muy claros, valga la redundancia…

Una de esas verdades no siempre expresadas, es que la gran creatividad no equivale a tener muchas ideas, ni siquiera buenas ideas. La auténtica creatividad consiste en detectar y descubrir cuál es el (verdadero) problema y a partir de allí transformarlo en ideas que aporten soluciones.

El tema es que cuando identificamos un problema, en general no se trata de ‘el problema’. Si digo que necesito un taladro con una broca de 10mm, en realidad lo que necesito es un agujero de 10mm.

Los problemas van asociados a una necesidad, que surge de la diferencia entre una realidad que tenemos y una que queremos. Esa ‘distancia’ representa la magnitud del problema y de allí los posibles caminos que tenemos para acercar ambas realidades, la actual y la deseada. La clave por tanto es identificar cuál es la necesidad y de allí, la determinación del problema o los problemas conexos.

Asociamos en general creatividad con lluvia de ideas (brainstorming), trabajar con muñequitos, plastilina o ir al medio del campo o la playa para inspirarnos. Según Clara, esto es una parte muy poco representativa del proceso creativo. Lo importante es precisamente eso: el proceso. Un desarrollo que en realidad es muy racional y que requiere de mucho esfuerzo y perseverancia. ¡La creatividad implica un gran trabajo!

Para los grandes creadores, esto no es nuevo. Ya lo manifestaba Picasso en su famosa frase: “cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando” o las tan referidas a la proporción entre transpiración e inspiración de varios autores.

Precisamente, la creatividad mayor no proviene del arte, sino de la ciencia y el ámbito militar, donde más protocolos, rigurosidad y disciplina metodológica existen. Y donde esa creatividad genera más impacto y se implementa, esto es, se convierte en innovación.

En este punto, conviene señalar la diferencia entre creatividad e innovación, conceptos que muchas veces se utilizan indistintamente y se confunden.

La creatividad es la facultad de crear, esto es, de introducir por vez primera algo, de dar una nueva respuesta, de hacer algo diferente. Capacidad que todos tenemos y que se manifiesta con mayor naturalidad de pequeños (como casi todas nuestras capacidades). La innovación por su parte, es la aplicación de esas nuevas ideas, conceptos o productos. Es la concreción tangible y sobre todo, apreciable por otra persona o personas. Si no hay apreciación de valor, no es innovación. Es el receptor de esa innovación el que tiene el poder de juzgarla y definirla como portadora –o no- de valor diferencial.

Leonardo Da Vinci fue una de las personas más creativas y visionarias en la historia de la humanidad, pero no fue innovador: sus creaciones y visiones no se concretaron ni fueron apreciadas y tampoco tuvieron impacto en el momento en que vivió. Thomas Edison sí lo fue.

Es verdad que para fomentar la creatividad es necesario un determinado clima y factores que puedan ayudar a aflorarla, en especial los que contribuyan a combatir la rutina y la ausencia de experimentación, los grandes enemigos de la creatividad. Pero no la ausencia de reglas o procesos. Muy por el contrario, para hacer una buena lluvia de ideas por ejemplo, se necesita de reglas claras, en especial de dos: i) diferir el juicio sobre las ideas generadas y ii) cuanto más ‘disparatadas’ y en mayor cantidad, mejor. La regla es que no hay regla para proponer una idea. A partir de allí deberá haber otro proceso para converger las ideas, analizar soluciones y generar un plan de acción. En definitiva: seguir trabajando.

En el proceso creativo todo tiene su momento. También para equivocarse.

No pocas veces escuchamos decir que las organizaciones más innovadoras y con más éxito son aquellas que permiten a sus miembros equivocarse, en otras palabras, que “el error es una perla”. Ojo. Puede existir la tentación hacia el facilismo de que el error es bienvenido siempre y esto puede acarrear un gran coste.

Lo pertinente es cuándo se puede cometer el error y la magnitud de la consecuencia.

Por ejemplo, a la hora de sacar un nuevo producto, la tendencia ha sido tradicionalmente la de planificar, planificar y planificar, invirtiendo mucho tiempo y recursos de modo de minimizar el error a la hora del lanzamiento final. Un tropezón a esa altura sería muy caro.

En la actualidad regida por la volatilidad, la incertidumbre y la complejidad, la estrategia concebida como planificación y previsión, ha cobrado otro sentido. Muy contrariamente a la estrategia anterior, las empresas punteras en innovación prueban sus ideas cuando aún están muy verdes, refinándolas en pequeños saltos incrementales, minimizando el daño por el error y contrastando cada avance. Este proceso ha da lugar a un nuevo término: el protocepto, esto es un prototipo que se mueve en el plano de la idea, del concepto y se testea como tal.

Autores de vanguardia como Tom Peters definen este concepto en una frase: “Falla pronto, aprende pronto y repáralo pronto”. Lo complicado en todo caso no es fallar pronto, sino las otras dos fases, la de aprender rápido  y sobre todo el solucionarlo rápido.

En otras palabras: falla pronto y falla bien.

Algo que no siempre estamos dispuestos a aceptar, ¿o si?

 

Entrevista a Clara Kluk, experta en desarrollo de habilidades creativas

“La materia prima de la creatividad es la innovación”

Clara Kluk es miembro fundador del Grupo Piensa, firma consultora de la Ciudad de México, especializada en desarrollo organizacional, entrenamiento creativo e innovación.

Ponente reconocida internacionalmente en el Área de Innovación y Liderazgo para el Cambio, Clara Kluk también es Team Leader de la American Creativity Association y de la Creativity European Association. Clara Kluk fue premiada en 2011 con el International Creative Studies Achievement Award del Centro de Estudios Internacionales de Creatividad (Universidades de Standford, Harvard y Búfalo de Estados Unidos).

Kluk imparte seminarios de creatividad e innovación en Augere. En otoño ofrecerá un taller de desarrollo de habilidades creativas.

El trabajo de Clara se centra en potenciar la creatividad en las organizaciones y para las personas. ¿Qué significa para ti el concepto de creatividad?

Es un regalo de Dios al hombre: la parte divina del hombre. Es un proceso dinámico en el que se nos ocurre una idea que genera valor. En definitiva, es pensar distinto.

¿Todos desarrollamos nuestra creatividad de la misma manera?

Todos nacemos creativos pero nacemos con preferencias para solucionar creativamente problemas. Hay quien prefiere clarificar los problemas, quien prefiere generar ideas, quien prefiere desarrollar soluciones y quien profiere implementar. Por ello se busca actualmente trabajar para resolver problemas en equipos ya que dos personas piensan más que una.

¿Crees que hay diferencias entre la manera de potenciar la creatividad en función del país?

Creo que un facilitador debe de ser sensible a las diferencias culturales que cambian de país a país. Por ejemplo en México no existe la traducción exacta de la palabra en inglés “accountability”, por lo que tampoco existe el concepto. Esencialmente las cuatro preferencias son universales, de la misma manera que el proceso para solucionar problemas también es universal. Pero el enfoque, las herramientas y las técnicas cambian de país a país.

Tus seminarios también relacionan creatividad con innovación. ¿De qué manera se unen estos dos conceptos?

La materia prima de la creatividad es la imaginación y en la innovación es el conocimiento. Sin ideas no logras innovación, pero si no implementas no eres creativo.

¿Qué técnicas usas en tus talleres?

Creo profundamente en la metodología que aprendí en mi maestría en Buffalo (Estados Unidos): la solución creativa de problemas. Aunque es verdad que después de tantos años de experiencia mis talleres son eclécticos, con herramientas de todas partes y metodologías mezcladas. Pero el objetivo es el mismo: llevar a los participantes a tener resultados. Me parece que se ha pecado en el mundo hispano de hacer creer que la creatividad está relacionada solamente con el juego y sin metodología no se consiguen resultados. Eso frustra mucho a las personas y a las organizaciones porque no se puede aplicar. Por ello trabajo en contexto y con problemas reales de las organizaciones para resolverlos.

¿Cuál es el objetivo final de potenciar la creatividad y la innovación?

Desarrollar la creatividad como una competencia que permite devolver a la persona la iniciativa, la adaptabilidad, la originalidad y el aportar innovación para hacer de la organización de trabajo una entidad más rentable y humana y del mundo un lugar más habitable. Tomar decisiones cruciales hasta para ser feliz.

Es importante ampliar en el participante sus estrategias de solución de problemas con acciones precisas y concretas, aportar valor al desarrollar en él su flexibilidad, imaginación, originalidad, libertad interior, perseverancia, intuición y capacidad de correr riesgos. También es necesario reconocer la creatividad como una herramienta de comportamiento y de actitud fundamental en la metodología de la invención de nuevos productos y servicios.

En otoño impartirás en Augere un taller sobre cómo romper con las reglas establecidas. ¿En qué consistirá?

La idea es precisamente trasmitir la metodología de “Solución Creativa de Problemas” con aplicación inmediata.

¿Qué podrán aprender los participantes al taller?

A solucionar problemas de manera creativa y facilitar a otros la solución creativa de problemas, a hacerlo de forma deliberada y tantas veces como necesiten.