Rol Directivo y Liderazgo

Construyendo una comunidad a la que las personas deseen pertenecer y en la que quieran permanecer

“La empresas son un reflejo de nuestra sociedad”, me dijo un día el consejero delegado de una importante empresa española. Y es cierto, la empresa es un espejo de la madurez del grupo humano que la forma, miembros, en definitiva de esa sociedad en la que se ubica, con sus estilos de vida, aspiraciones, deseos y necesidades, en constante evolución.

Para ser más efectivos en el actual contexto socio económico, los líderes empresariales ya no son “jefes”, sino personas comprometidas en crear organizaciones a las que las personas deseen pertenecer. Más que poder, el verdadero liderazgo es el resultado de la influencia, congruencia e integridad. Implica el manejo de relaciones, interactuar y comunicar dentro de una organización, para movilizar a sus miembros hacia una visión de un futuro en el que existe recompensa para todos.

Para responder a ello, el directivo ha de ser capaz de conocerse a sí mismo, expresar una visión, influenciar a otras personas para que quieran conseguir resultados, apoyar la cooperación entre equipos y ser ejemplo. A este directivo lo llamamos líder & coach, una manera de entender el rol del directivo que demuestra su éxito al poner su foco en una doble perspectiva: conseguir buenos resultados de negocio y desarrollar a sus colaboradores.

Cómo líder & coach, el directivo trata de:

  • Crear las condiciones más apropiadas en entornos cada vez más cambiantes y guiar a los colaboradores para que consigan sus objetivos.
  • Clarificar qué es lo que se espera de ellos y de qué manera han de realizarlo, entrenando los comportamientos más adecuados para optimizar el desempeño, a través de un feedback constante, que no sólo se enfoque a la tarea, sino también en cuidar de la relación.
  • Desarrollar actitudes y nuevas estrategias que les permitan “aprender a aprender” constantemente y potenciar habilidades y aptitudes que faciliten su adaptación a esos entornos y situaciones cambiantes.
  • Conocer al colaborador, lo que es importante para él y estimular aquellos valores que contribuyan a potenciar su éxito, tratando de eliminar presuposiciones que le limitan en su desempeño.
  • Reconocer la individualidad de cada persona, su esencia y talentos singulares y apadrinar su crecimiento personal y profesional, de tal manera que ésta descubra todo su potencial y lo ponga al servicio de una misión común como equipo u organización.
  • Dibujar y ayudar al colaborador a descubrir un propósito que trascienda del propio individuo y se traslade al nivel del equipo, organización y sociedad, respondiendo a las preguntas de para qué o para quién hacemos lo que hacemos y con quién más lo compartimos.

Descargar ebook

Liderazgo constructor de comunidad

Vivimos en un contexto de radical transformación de los paradigmas que hasta el momento han servido de referencia para directivos y empresas. El Augere Leadership ModelTM aporta un marco de reflexión ordenada y de intervención en cuatro niveles que permite abordar los retos de las organizaciones, contribuyendo a construir una cultura de liderazgo, corresponsabilidad, innovación e integración de las paradojas derivadas de los contextos de diversidad e incertidumbre en los que
éstas tienen que operar.

En el actual entorno la manera más eficaz en las que las compañías pueden responder a los retos que se les presentan es construyendo una cultura de liderazgo, de corresponsabilidad (accountability), de innovación y de integración de las paradojas derivadas de los contextos de diversidad e incertidumbre en los que tienen que operar.

Esta cultura llega a construirse cuando la compañía interviene en cuatro niveles:

  1. El nivel individual, desarrollando un claro sentido de liderazgo de uno mismo que permite a las personas actuar desde su madurez y equilibrio personal aportando lo mejor de sí mismas para enfrentar los retos que se generan a su alrededor.
  2. El nivel del equipo, estableciendo un vínculo fuerte basado en el sentido de camaradería y de propósito compartido para alcanzar resultados extraordinarios.
  3. El nivel organizacional, entendida como el espacio relacional que se crea entre los departamentos de una
    compañía, y
  4. El nivel de construcción de comunidad, en el que generamos un sentido de comunidad que nos permite crear una relación a largo plazo entre los stakeholders de la compañía.

 

Descargar ebook

Ebook – Sistemas de dirección del negocio, evaluación de la aportación de valor de las personas y entrevista de desarrollo y feedback del desempeño

Las organizaciones, para ser eficientes y alcanzar resultados extraordinarios, necesitan desarrollar sistemas que les permita:

  • Poner foco en las estrategias de negocio.
  • Lograr alineamiento organizacional en torno al negocio y a la cultura de la compañía.
  • Llevar a cabo una evaluación periódica sobre el grado de aportación de valor individual y colectivo.
  • Establecer una retroalimentación continua sobre el rendimiento y desempeño individual y de equipo.

En muchas ocasiones establecemos símiles deportivos para hablar de un equipo o de una organización en la que las personas se enfocan en el mismo propósito, contribuyen a su logro desde su posición específica y desde el rol que les corresponde jugar, habitualmente los jugadores son evaluados por sus resultados y su desempeño y reciben feedback, generalmente de forma constante a lo largo del partido que estén jugando, por parte de su entrenador.

¡Descárgate el ebook para conocer más sobre cómo llevar este alineamiento a las organizaciones empresariales y las herramientas necesarias para gestionarlo!

 

Descargar ebook