Cerrar
 
902 367 768
Solicitar Call

Sistemas de dirección

Dirección por objetivos y competencias 

La Dirección por Objetivos y Competencias (DpOC) constituye un modelo de dirección estructurado que permite al Consejo de Administración y a la Dirección General dirigir la compañía, orientando al equipo directivo y a sus colaboradores en dos aspectos fundamentales para el éxito de la empresa:

  • Estableciendo los objetivos y resultados deseables para la sostenibilidad y crecimiento del negocio.
  • Definiendo las competencias necesarias que la organización y sus miembros deben tener para alcanzar esos resultados.

 

El primero de ellos establece el QUÉ deben hacer las personas de la compañía, mientras que el segundo determina el CÓMO lo deben hacer.

Definir claramente los objetivos del negocio y comunicarlos a sus responsables y desarrollar las competencias clave de la empresa y de sus personas es el vehículo que garantiza la consecución de los resultados, tanto en el corto plazo como en el largo, el alineamiento de las personas con la estrategia corporativa y la creación de ventajas competitivas sostenibles derivadas de la aportación de valor a través de las personas.

Atendiendo a la singularidad de cada empresa, la implantación de la DpOC deberá hacerse de forma personalizada, partiendo del conocimiento del negocio y su estrategia, de la estructura organizativa y su cultura, de las personas que la forman y de los sistemas de gestión y procesos que dan soporte a la estrategia.

Dirección por valores

El término "Dirección por Valores" (DpV) apareció en 1997 en la obra de los estadounidenses Ken Blanchard y Michael O'Connor "Managing by Values". Desde entonces, se considera uno de los nuevos enfoques de la Dirección de Empresas.

La DpV va más allá de la Dirección por Objetivos y Competencias (DpOC), ampliando su sentido de dirección hacia una dimensión ética y espiritual de la organización.

La DpV es una herramienta de liderazgo humanista estratégico para la construcción de empresas gobernadas por un equilibrio de valores económicos, éticos y emocionales-espirituales, convirtiendo esas organizaciones en lugares idóneos en los que invertir capital y tiempo de trabajo.

La DpV es una oportunidad para superar el marco utilitario habitual y comprometerse moralmente en libertad, para dar sentido al esfuerzo y para generar bienestar ético y emocional: en definitiva, para legitimar y construir una empresa sana y perdurable. Podríamos decir que se trata de un "proceso de reingeniería humanista de los valores del negocio".

  • -
  • -
T: 902 367 768| E: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Síguenos en:
Facebook
YouTube
Twitter
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y auditar las costumbres y hábitos de nuestros usuarios con el fin de mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando entendemos que aceptas el uso de cookies. Si deseas más información pulse en el enlace.Política de Cookies.

Acepto la política de cookies del sitio.